Buscar

¿Cómo se cata una cerveza?


La cata se asienta en la ciencia más amplia de la interpretación y medida de las sensaciones. Es la observación por medio de los sentidos, la descripción de las percepciones, la comparación con relación a normas determinadas y la emisión de un juicio razonado.


Catar es probar con atención un producto cuya calidad se quiere apreciar, es someterlo al juicio de los sentidos, en particular al gusto y al olfato; es el conocimiento del producto a través de sus cualidades y defectos con el fin de expresarlo.

La cata de cerveza no se trata de un ejercicio estrictamente profesional o reservado sólo a la competencia, aunque existen matices entre catar cerveza y degustar cerveza, esta actividad puede ser cotidiana y que con entrenamiento y práctica, cualquiera lo puede perfeccionar.

En resumen, todo el mundo puede aprender a catar cerveza, identificando y apreciando en detalle sus cualidades y sus defectos.

Esta pequeña guía de referencia es una recopilación que busca entregar mayor información que ayude a los aficionados de la cerveza a conocer los diversos aspectos que pueden considerarse como estructura en la evaluación global de una cerveza, el detalle de todas sus características, su entendimiento y su aplicación.

La cata de cerveza podría definirse como la apreciación del producto a través del uso de los sentidos en consideración a 5 aspectos principales: aroma, apariencia, sabor, sensación en boca y una impresión general final, percibiendo, identificando y apreciando las cualidades organolépticas de cada una de la forma más objetiva posible.

No se trata de indicar que una cerveza o alguna característica es simplemente “buena” o “mala”, se trata de poder utilizar un conocimiento y un lenguaje adecuado que permitan una descripción precisa que evalúe fortalezas y debilidades.

Cada estilo de cerveza tiene su propio balance de características establecidas por su historia, ingredientes y procesos de elaboración.

Es muy importante tener claro que el estilo no define la calidad de una cerveza, sólo identifica los atributos que deberíamos esperar de ella.

En un nivel mayor de interés, la comprensión adecuada de estas características requiere de un entendimiento al menos básico del proceso de elaboración que permita reconocer cómo y dónde se originan, incluso cómo ajustarlas o corregirlas.


Pasos para realizar una cata de cerveza

En términos generales, el proceso de cata de cerveza establece una secuencia sugerida para aproximarse de la mejor forma posible a la evaluación, desde los aromas a la impresión general, la secuencia, cantidades y tiempos que permitan maximizarla.


1. Inspeccionar visualmente la botella e identificar posibles signos de problemas (por ejemplo, un anillo alrededor del cuello que podría indicar contaminación bacteriana o demasiado espacio de aire en el cuello que podría indicar posible oxidación). Estas características pueden ser útiles en la descripción de los defectos que se descubran al catar cerveza, sin embargo, hay que tener cuidado de no prejuzgar.


2. Servir la cerveza en una copa limpia y realizar un esfuerzo en producir una generosa (pero no excesiva) cabeza de espuma. Para las cervezas muy carbonatadas, esto puede requerir servir cuidadosamente la cerveza con la copa inclinada. Por otro lado, para las cervezas con baja carbonatación, esto se puede conseguir sirviendo en caída a unos 15 centímetros desde la botella. Para cada estilo hay un tiempo y forma que le otorgará su apariencia óptima.


3. Oler la cerveza. Tan pronto como sirva la cerveza, agitar la copa y llevarla a la nariz inhalando en varias ocasiones. Cuando una cerveza está fría, puede ser necesario entibiarla un poco con la copa entre las manos, o cubrir la parte superior para que los aromas volátiles se acumulen en una concentración suficiente. Tomar nota de sus impresiones y en particular, cualquier aroma que pueda detectar.


4. Inspeccionar visualmente la cerveza, inclinar la copa y examinar a contraluz.


5. Oler nuevamente la cerveza. Una vez más, agitar la copa si es preciso e inhalar el aroma de la cerveza en repetidas ocasiones. Notar como cambia el aroma de la cerveza al ganar temperatura y como los aromas volátiles empiezan a disiparse. Tomar nuevamente nota de todas sus impresiones.


6. Probar la cerveza tomando alrededor de 30 ml (1 onza) y cubrir todo el interior de la boca con ella. Asegurarse que la cerveza entre en contacto con sus labios, encías, dientes, paladar y toda la lengua. Tragar la cerveza y exhalar por la nariz. Tomar nota de sus impresiones sobre los sabores primarios, secundarios y retrogusto.


7. Tomar otro trago de cerveza. Tomar nota acerca de las sensaciones físicas en boca que le produce la cerveza.


8. Evaluar su impresión general. Relajarse. Respirar hondo. Oler y saborear la cerveza nuevamente. Finalmente hacer una pausa para considerar en que grupo general calificarla, por ejemplo, excelente, muy buena, buena, bebible o con problemas.


Debido a la gran variedad de estilos de cerveza, te recomiendo que si vas a iniciar en este mundo, aprendas a identificar qué características te gustan más, por ejemplo, que tengan sabores fuertes o que sean muy ligeras. Sólo así podrás ir conociendo poco a poco el mundo de la cerveza.

CONTACTO:
 
info@cervezatreseles.com
Av. Tláhuac 128, Iztapalapa, CP. 09820 , CDMX
Tel. +52 (55) 2648-6888/+52 (55) 2648-6889

© Cervecería Caseros Mexicanos, S.A. de C.V.

Regístrate a nuestro newsletter:
SIGUENOS EN:
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon